Entrevistas — 31 marzo, 2014 at 18:35

Git: “Falta en España esa cultura de ver un concierto por curiosidad”

La banda indie rock de Madrid, Git, tiene nuevo disco en la calle. Desconocemos si sus componentes saben bien dónde se encuentran -en el plano existencialista de la vida- pero el título que han otorgado a su segundo trabajo We don’t know where we are es una clara metáfora de que en la actualidad prácticamente ¡nadie sabe ni donde está! Interpretaciones aparte, Óscar Salinas, letrista y vocalista de la banda, se sentó con nosotros en una de las zonas comunes de un hotel de Madrid para hablarnos de este segundo autoproducido y autoeditado trabajo discográfico, al que define como “ecléctico” y del que prevé “grandes directos”.

Git, que significa ¡Vamos! en turco, está en plena promoción de las 14 canciones que forman este disco grabado sin apoyo de estudio de grabación, con un sonido que nos recuerda, en los temas más ruidosos en guitarras a lo mejorcito de los Pixies o incluso a la oscuridad de The Cure o Depeche Mode en otros. Git lo componen Óscar Salinas  (voz y guitarra), quien nos concedió esta entrevista en Madrid, Iván Pérez  (bajo y sintetizadores), Cécile Fernández  (teclado y coros) y Andrés Martín (batería).

Salinas nos contó, entre multitud de asuntos, que por supuesto se puede hacer un buen disco autoproducido, y algo todavía más importante y que hemos dejado como titular, y es que falta en España esa curiosidad de asistir a un concierto de una nueva banda, “de ir a algo que desconoces pero que puede encandilarte”, dice. “La gente no se arriesga, va a lo conocido”, afirma. ¿Los conocemos un poquito más? ¡Vamos, o sea, Git! 😉

El título del trabajo parece una metáfora absoluta de lo que estamos soportando los ciudadanos, ¿cierto?

En parte sí. El título viene de un verso de la última canción del disco. Yo lo propuse al resto de la banda y todos los aceptaron. Luego cada uno le ha dado su propia interpretación porque el título la verdad que se presta, y eso es algo que también me gusta del título. 

El sonido Git, influencia de bandas muy diversas, cambia o evoluciona sustancialmente respecto al primero A minor, ¿en qué?

Creo que las catorce canciones que forman este nuevo trabajo dan una imagen de las múltiples vertientes de la evolución del grupo. La música que hacemos es el resultado de lo que nos gusta, y lo que nos gusta es muy variado. Todos los componentes de Git estamos en continuo movimiento y eso, aunque hay gustos comunes muy claros, significa que estamos siempre aportando a la banda. El resultado nos ha parecido muy evolucionado porque está alimentado de muchas influencias.

¿Se puede hacer un buen disco autoproducido y autoeditado?

No es igual que cuando grabas en un estudio, pero no queda otra. Nos parece que ha quedado con muchísima calidad. Muchísimos medios especializados lo han destacado en sus reseñas. El disco está grabado tocando los cuatro en directo, salvo las voces y algunos teclados que fueron añadidos posteriormente. Estamos muy contentos porque está teniendo muy buenas críticas en medios y estamos llegando a nuevos seguidores que antes no nos conocían.

En cualquier caso, a nosotros nos sigue apasionando el directo. Ahí es donde estamos más cómodos. Además, es la mejor vía de supervivencia casi para cualquier músico. Grabar sin apoyos externos profesionales es más complicado, ¡qué duda cabe!, y le tienes que dedicar mucho más tiempo a depurar todo. Sin embargo, hoy, con todas las plataformas que hay, se considera que la música es uno de esos placeres gratuitos, lo cual hace que los medios digitales sean la mejor forma de darte a conocer, de difundir tu música; los CDs y álbumes físicos parecen ahora relegados a un plano casi de coleccionista.

Óscar Salinas, vocalista de Git

Óscar Salinas, vocalista de Git

¿Cómo vive el ambiente musical en Madrid una banda como Git?

Es complicado. Nos encontramos con muchísimas dificultades, en principio por las propias salas de Madrid que, en la mayor parte de los casos, no facilitan la organización de conciertos y tienes que alquilar sus locales más que ellos programar. Eso, desde luego, no ayuda. Aún así solemos tocar en la capital. Damos uno o dos conciertos cada dos meses. En algunos momentos hemos salido fuera, hemos tocado en Valencia, en Barcelona, Guadalajara, Lleida pero han sido cosas puntuales. Es complicado salir fuera sin un apoyo mayor y lo tenemos que organizar todo nosotros mismos.

¿Qué te parece el panorama actual de la música?

Esto es una opinión muy personal. La música está muy polarizada entre la vertiente comercial, con un círculo muy cerrado a ciertos estilos y ahí es muy difícil entrar. Luego, hay medios que afortunadamente se ha decantado por hacer un poquito de caso a la música alternativa, que naturalmente tiene su público, y ha logrado hacer cosas muy muy interesantes en España, porque hay grupos muy buenos en este ámbito.

A nosotros, más que llegar alto, la ilusión por así decirlo más básica es que nos escuche cuanta más gente mejor y que sí creemos que hay gente que le puede gustar nuestra música. No tenemos una ambición clara de que tenemos que vivir de esto y que al menos lo que hacemos sí llegue y pueda gustar.

¿Se fijan en el espejo de alguna banda referente que haya empezado así como ustedes?

No, pero por amigos comunes, he vivido de cerca casos como Russian Red, Annie B Sweet o Vetusta Morla. Sabemos cómo empieza mucha gente del sector, en salas pequeñas de Madrid y luego cómo todo explota con el primer o segundo disco. Sería para nosotros fantástico pero también te digo que lo veo complicado. Nuestro público es pequeño pero es fiel y con este disco nos ha sorprendido la respuesta de los medios de comunicación. La repercusión está siendo buena. El disco ha gustado.

¿Cantar en español, como que no…?

Hay algún tema español en alguna maqueta que grabamos, pero luego no quedaron bien en el grupo. No eran de las que más nos gustaban, por eso nos hemos centrado en los temás en inglés. Las canciones en castellano francamente me cuestan (Óscar es el letrista principal).

Aunque parezca raro prefiero hacer los temas en inglés. Tampoco soy bilingüe. Tengo cierto inglés gramatical pero me resulta más natural, supongo que por el tipo de música que hacemos, hacerlas en inglés nos resulta más fácil. Dentro de mis limitaciones, me gusta que estén lo más trabajadas posibles.

¿Cuáles son las influencias musicales principales de este We don’t know where we are?

Cada uno tira por sus propios gustos musicales, pero hay cosas que en este disco evocan a The Cure, Portishead, Radiohead o REM. A veces nos sorprende un poco lo de REM,  porque nos lo han dicho mucho pero no lo hemos tenido nosotros como fuente de inspiración.

Tenemos ecos también de grupos como Pink Floyd, The Beatles, los Rolling, Dean, Cohen, David Bowie. Hay muchos grupos que nos apasionan. También nos encanta las versiones, ahí nuestra referencia son los Pixies.

En estos catorce temas nuevos se aprecia un gran abanico de estilos. A nosotros, como muchos músicos, no nos gustan las etiquetas, porque además en la banda, cada cual tira mucho para sus propios gustos musicales, pero podemos concluir que hacemos una música indie que también se puede encasillar en rock alternativo, pero tiene ecos post punk, pop, sonido electrónico.

 

* Puedes escuchar y descargar la música de Git en http://gitmusic.bandcamp.com/

El disco también está disponible en Spotify GIT – We Don´t Know Where We Are y demás plataformas digitales (Itunes, Deezer, etc.).

También puedes seguirles en las redes sociales, porque son facebookeros y tuiteros 😉

Los comentarios están cerrados