Entrevistas — 9 noviembre, 2013 at 18:56

Coque Malla: “Mujeres es un disco creíble y muy mimado”

Primer plano Coque Malla

Primer plano Coque Malla

Coque Malla es un hombre inspirado, evocador, poético y con una forma de cantar tremendamente personal. Puede también presumir de muchas cosas pero desde luego no de ser un tipo fácil para recibir una entrevista. El hacer canciones y contarlas no lleva implícito el tener que sentirse cómodo respondiendo sobre su biografía musical, así que aceptamos barco.

Se ha dejado la piel en este presente 2013 con su trabajo (disco y gira) Mujeres, una recopilación de las más destacadas canciones de sus cuatro discos en solitario pero cantado a dos voces. Lo hace con un plantel de mujeres de nombre propio, muy distintas entre sí, que han representado ese halo de comodidad con el que Coque reinterpreta unas letras, sus letras al fin y al cabo íntimas sobre la relación entre hombres y mujeres, con ellas y no otras.

Artista un tanto controvertido que ha reescrito su propia biografía musical con este Mujeres, con el que ha girado por casi toda la Península. En su encuentro con Las Palmas de Gran Canaria le hemos parado nosotros para preguntarle sobre esta reedición en la que escuchar ‘No puedo vivir sin ti’ de esa manera tan personal (con Annie B. Sweet en este caso), te hace pensar inevitablemente que Coque es un tipo muy muy grande.

Coque, ¿qué te parece lo que has ido viendo / leyendo en los medios de comunicación, incluso en la opinión de tus seguidores, sobre Mujeres?

Pues estoy muy contento. Está siendo un disco mimado y hasta me atrevería a decir yo mismo que es un disco de éxito por dos partes. Primero porque es un disco que está funcionando tan bien como la gira, y segundo, porque se da la circunstancia de que no he leído ninguna mala crítica acerca de Mujeres, motivo por el que estoy doblemente contento.

Aunque yo cuando hago discos no me imagino una respuesta en el sentido de plantearme pensamientos como que “me gustaría que la gente dijera esto o aquello del disco…”. Que la gente diga lo que quiera sea bueno o sea malo. Lo positivo de cualquier creación es que cada uno lo recibe a su manera y contra eso no se puede luchar. Yo nunca espero una respuesta del público. No es algo que planee. Lo que sí está ocurriendo con Mujeres es que está gustando mucho y por eso estoy contento.

Las colaboraciones femeninas son tan dispares en personalidad y voz, desde Leonor Watling, Annie B. Sweet, Jeannete, e incluso Ángela Molina. ¿Hay algún porqué a reseñar sobre las mujeres que te acompañan en este trabajo?

Pues mira, ni siquiera ha sido fruto de la amistad porque, de hecho, a muchas de ellas no las conocía. Creo que ha sido un proceso instintivo. Empecé a pensar en algunos nombres de artistas femeninas que yo intuía que podían funcionar con mis canciones, lógicamente con mujeres a las que admiro, y las iba incluyendo en mi lista mental de Mujeres. Quiero decir con ello que no ha sido algo muy pensado sino más bien instintivo. Tan fácil como pensar en nombres y elegir aquellas que, desde luego, más me gustaban. Nada más.

¿Sobre la marcha hubo un ‘sí’ o encontraste alguna que otra reticencia?

Me dieron el sí rápidamente. Lo bueno de Mujeres es precisamente eso, que en seguida todo ha ido funcionando como un reloj. Es un disco creíble y todo ha sido gracias a que ellas entendieron la idea y el proyecto y lo hicieron suyo.

El hecho de compartir tus canciones con las mujeres escogidas y cantarlas junto a ellas, ¿significa que has querido contar algo más sobre esos temas?

No, no he querido contar ningún añadido más que lo que cuentan las letras. Esto no es una novela ni una película con argumento, principio, desarrollo y desenlace. Lo que he querido es coger las canciones de mis cuatro discos anteriores y de manera simbólica hablar de las relaciones entre hombres y mujeres porque, al fin y al cabo, en mis discos en solitario es de lo que hablo. Cuento lo que sienten un hombre y una mujer cuando se conocen. De alguna forma, hemos reescrito todo eso pero de manera simbólica. Vamos, que Mujeres para nada supone un estudio psicológico ni ensayo ni nada. No lo pretendo. Todo lo que cuento es de manera simbólica y poética acerca de esa relación humana concreta, la de un hombre y una mujer.

¿Tienes alguna preferida?

¡Nooo! No puedo elegir una preferida porque todas son absolutamente distintas. De hecho, cuando escucho cada una de ellas en el todo que supone este trabajo, me siento más orgulloso de las diez, porque cumplen cada una su función. Cada una es un pequeño universo. ¡No me quedo con una por encima de otras ni loco!

¿Con qué recuerdo inolvidable te quedas de momento de Mujeres?

El único concierto entero que hemos conseguido hacer con las invitadas del disco, en La Rioja en la ciudad de Haro, con Leonor, Annie B, Jeannette. Hicimos una pequeña recreación de Mujeres en directo y fue una maravilla. Ha sido el mejor concierto de la gira.

Luego también me quedo con cada una de las mujeres anónimas que se han subido conmigo al escenario allá por donde hemos pasado. Les agradezco su generosidad.

Saliendo un poquito de Mujeres, ¿hay cosas que has querido hacer en la música y aún no has hecho?

Yo no soy de ponerme metas inalcanzables. No se me ocurre nada la verdad. Creo que solo me voy planteando que quiero hacer discos y es lo que voy haciendo.

Dime algo de música del panorama nacional que te haya sorprendido recientemente

Un disco, el último de Egon Soda, un grupo de Barcelona que pertenece a, digamos sonido indie -o lo que han hecho hasta ahora lo han colocado bajo esa etiqueta-. Sin embargo, en su último trabajo (El hambre, el enfado y la respuesta) no utilizan ninguna de sus claves y eso me parece maravilloso. Solo por eso merecen mi respeto.

 

 

2 Comentarios